Concierto Violonchelo y piano

31Jul
0Comentarios

CICLO DE CONCIERTOS

ANTIGUOS ALUMNOS DEL CONSERVATORIO  “JULIÁN ORBÓN” DE AVILÉS

 

Miércoles, 31 de Julio  de 2013, a las 20.30 horas.

Ana Laura Iglesias, violonchelo

Itziar Aguirre, piano

PROGRAMA:

C. FRANCK

Sonata en La Mayor para violonchelo y piano

Allegro ben moderato / Allegro / Recitativo Fantasía / Allegretto poco mosso

II parte

C. DEBUSSY

Sonata para violonchelo y piano

Prologue- Lent / Serenade et Finale- Moderement animé

A.PIAZZOLLA

Le Grand Tango

Entrada: 5 €

Información y reservas:

Museo Evaristo Valle

985 33 40 00 / museo@evaristovalle.com

INTÉRPRETES:

ANA LAURA IGLESIAS, VIOLONCHELO

Ana Laura Iglesias Lago inicia su formación musical en el Conservatorio Municipal Julián Orbón de Avilés con la violonchelista Katalin Illés. Después se traslada a Madrid, donde en junio de 2012 obtiene el Título Superior con las más altas calificaciones en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, donde estudia con el violonchelista Iagoba Fanlo. En la actualidad cursa el Master of Arts en interpretación del violonchelo en la Royal Academy of Music de Londres con el profesor David Strange, estudios que cursa gracias a una Beca de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson.

Ha recibido clases además de los violonchelistas Wolfgang Boettcher, Jens Peter Maintz, Colin Carr, Wofgang Emanuel Schmidt, Miguel Jiménez, Robert Cohen, Adolfo Gutiérrez Arenas, Mario Brunello, Helena Poggio, Song Won Yang o David Finckel entre otros.

En el terreno de la formación orquestal ha sido primer violonchelo de la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid (JORCAM) entre 2009 y 2011, con la cual realiza en Junio de 2011 una gira conjunta por Rusia junto a la orquesta del Conservatorio Tchaikovsky de Moscú, así como un encuentro en colaboración con la Joven Orquesta de El Salvador y la Orquesta Nacional de Vietnam en Septiembre de 2012. Ha sido miembro titular de la Netherlands Jugend Orchestra (NJO) en la temporada 2010 y miembro colaborador de la Joven Orquesta de Euskadi (EGO) en 2008.

En la actualidad y desde 2010 es miembro titular de la Orquesta Académica de la JORCAM, con la que ha participado en distintas producciones para los Teatros del Canal de Madrid, entre las que destaca el musical de Albert Boadella Amadeu, en sus temporadas 2011 y 2012.

En noviembre de 2012 es seleccionada para formar parte del Mentoring Scheme 2013 de la Birmingham Royal Ballet Orchestra. En enero de 2013 es admitida como reserva de la Gustav Mahler Jugend Orchestra (GMJO) para la temporada 2013.

Toca un violonchelo Jean Seyral construido para ella en 2012.

ITZIAR AGUIRRE, piano

Nace en Torrelavega (Cantabria); cursa estudios de piano con Mª Teresa Rivero y Michel Mañanes y de flauta con Jesús San Emeterio y Francisco Villanueva.

En 1991 obtiene el Segundo Premio en el concurso de Música de Cámara “Promúsica” y Mención Especial del jurado como Mejor Pianista Acompañante. En 1993 finaliza sus estudios superiores de Música de Cámara y en 1996 los de Piano, bajo la dirección de Cristina Navajas. Está en posesión, además, de los títulos de profesora de flauta y profesora de acordeón.

Ha estudiado Música de Cámara en cursos impartidos por los profesores Richard Vandra, Graham Jackson, Georgui Fedorenko y Jan Gruithuyzen; también ha estudiado Acompañamiento Vocal con Aurelio Viribay, Alan Branch y Kamal Khan ( pianista del Metropolitan de Nueva York).

Ha trabajado como pianista acompañante en cursos impartidos por los más prestigiosos profesores, así como en el Curso de Experto Universitario en Análisis e Interpretación Musical de la Universidad de Oviedo, organizado por el Departamento de Musicología en colaboración con los Conservatorios de Gijón y Avilés.

Entre 1990 y 2002 ha sido profesora de piano en el Musical Cantabria Estudio.

Desde 2002 es pianista acompañante del Departamento de Viento-Percusión en el Conservatorio Profesional Municipal “Julián Orbón” de Avilés.

NOTAS AL PROGRAMA:

César Franck (1822-1890) escribió su sonata para violonchelo en La Mayor a la edad de 68 años, en el verano de 1886 y como regalo de boda para su compañero y amigo el violinista Eugene Ysaye. Toda la sonata está pensada como una unidad, el tema principal se va transformando a través de los distintos movimientos y pasando por carácteres muy distintos. Estando a unos cuatro años de su muerte, Franck plantea, consciente o inconscientemente en la sonata una metáfora de distintas etapas de la vida. Se abre con una suerte de evocación de carácter idílico, que se transforma en el segundo movimiento en la representación de un agitado conflicto personal. El momento más dramático es el juicio y la reflexión que plantea el tercer movimiento, que conduce sin embargo al gran canon final, donde las voces se persiguen incansablemente hasta la brillante coda, evocando en este último movimiento el triunfo al fin y al cabo del amor y de la vida.

 

Francia se hallaba en plena Gran Guerra cuando Claude Debussy (1862-1918) comenzó a librar su particular batalla contra la enfermedad. Viéndose deprimido e incapacitado para marchar al frente a defender su patria, Debussy decide buscar otra forma de rendir homenaje a la cultura y el espíritu francés. Es así como en 1915 proyecta un conjunto de seis sonatas para varios instrumentos, a través de las cuales busca homenajear a la música francesa del XVIII, a Couperin y Rameau y al esplendor del Siglo de las Luces.

Sin embargo, el homenaje quedó reducido a tres sonatas, y se abre con la sonata para violonchelo y piano que nos ocupa. Debussy se acerca así con cautela y por primera vez a las formas clásicas en esta sonata en tres movimientos, todos ellos basados en estructuras tradicionales (ABA, Scherzo, forma de danza), impregnados sin embargo por toda la teatralidad y la exótica belleza que caracteriza su obra. Esta breve sonata está inspirada en la Comedia del Arte, es un canto melancólico y sarcástico de su protagonista, el desdichado arlequín, que se lamenta cantando con su guitarra a su inalcanzable amada. Toda esta simbología aparece reflejada en la partitura, especialmente en el segundo movimiento, en el que puede oírse el canto en falsete del arlequín e incluso el rasgueo de su guitarra.

Astor Piazzolla (1921-1992) escribe Le Grand Tango  al final de su vida, en 1982, y la dedica al violonchelista ruso Mstislav Rostropovich. La obra muestra el estilo único y personal del compositor argentino, que desarrolló a lo largo de su vida no con poco esfuerzo, sorteando muchas críticas y que construyó gracias a influencias tan distintas como el lenguaje del jazz, el contrapunto de Bach o la obra de autores tan dispares como Stravinsky, Bártok o Ginastera. Piazzolla consigue así dar un lenguaje universal al tango, sacándolo de los clubs de baile bonaerenses y llevándolo a los escenarios de todo el mundo a través de obras como esta, que hoy se cuelan en el gran repertorio clásico por méritos propios. Le Grand Tango es una brillante rapsodia para violonchelo y piano formada por tres tangos de diferente estilo, el primero y el último son de marcado carácter rítmico y vivo, mientras que el intermedio es un precioso tango lento y melancólico.

Ana Laura Iglesias, Julio 2013