Viernes 15 // Títeres “La Caperucita Roja”

13Aug
0Comentarios

El próximo viernes 15, a las 20.30 h. y enclavado en los talleres FamiliarizArte que mensualmente viene realizando el Museo Evaristo Valle, tendrá lugar la representación del Teatro Nacional de Guiñol de la Habana, con “La Caperucita Roja”.

La ya clásica historia de la Caperucita Roja se vuelve a inventar y a mostrarnos con

una mirada desenfadada, nada solemne, llena de humor y frescura. Un teatro en donde

los títeres, los actores y el público se dan cita para descubrirnos que el teatro

contemporáneo debe -entre otras cosas- despojarse de muchos de los artilugios

efectistas y retornar a la esencia: el actor-titiritero y una historia que contar.

Dirigido a niños y adultos, a partir de 5 años

Duración: 50 minutos

Entrada: 5 €

Teatro Nacional De Guiñol De La Habana

Fundado el 14 de marzo de 1963, el Teatro Nacional de Guiñol de la Habana (TNG), se ha convertido en una institución referencial para la historia de títere en Cuba. Sus fundadores; los hermanos Carucha y Pepe Camejo, unidos a Pepe Carril, crearon una pauta imprescindible que ha conformado la expresión titiritera cubana. El repertorio histórico de la compañía, con mas de cincuenta años, estrenaba para el espectador adulto títulos como La loca de Chaillot (J. Giradoux); Ubú Rey (A. Jarry) Asamblea de Mujeres (Aristófanes); La Celestina (F. Rojas); Don Juan Tenorio (J. Zorrilla; las piezas El maleficio de la mariposa, El retablillo de Don Cristóbal, El amor de don Perlimplín con Belisa en su Jardín (F. García Lorca) La corte de faraón (V.Lleo), entre otras de gran significados. En la actualidad se suman las piezas Abdala (J. Martí); La república del caballo muerto (R. Espina) y Floripondito o los títeres son persona (N. Guillén).

El TNG ha dado cuerpo y rostro al personaje Pelusín del Monte, devenido el títere nacional. El Pelusín, creado por Dora Alonso con el diseño de Pepe Camejo, continúa recibiendo el aplauso emocionado de lo espectadores. Para el espectador infantil los cuentos clásicos universales, así como la más valioso de la literatura dramática latinoamericana y cubana; las leyendas del folclor así como  las novedades de la dramaturgia contemporánea escrita especialmente para el arte del títere, tienen sitio en el retablo del TNG, entre ellos La caperucita roja de W: Fuentes; Historia de Burros, del cubano René Fernández y el clásico del argentino Javier Villafañe El pícaro burlado. Desde el 2000, el TNG es dirigido por Armando Morales, titiritero fundador de la compañía que, desde el retablo o fuera de él, continúa la senda de sus maestros.