La ventana: Corporalitat F., 2019, de Jordi Gich

En las piezas de Jordi Gich vemos como la materia se resiste al vacío, mediante líneas suspendidas en el espacio. Líneas donde se soporta la estructura mínima de la figura, un cuerpo deshilachado que invita al espectador a recorrerlo transitando entre la memoria y el olvido.

Al autor le dan troncos de roble, encina y otra madera autóctona de su entorno allí donde tiene el taller, también nogal o boj si se da el caso, o bien la compra él por donde pasa, y luego , como los buenos vinos, los deja envejecer dos, tres, siete y hasta quince años a la espera de su momento; cuando la madera se haya asentado y esté suficientemente seca para que no se abra.

La imagen que plasma, es siempre Ella. Aquella mujer idealizada, como una Venus en ligero contrapposto, que nos llega del pasado, y que será encarnada una y otra vez a través de un juego de aristas, siempre cambiante, pero siempre respirando la misma esencia corpórea de la feminidad.

(…) Diosas, figuras femeninas, desde la prehistoria y por toda la cuenca mediterránea han sido ampliamente representadas. Relacionadas con el culto y con el imaginario, hoy las contemplamos, maltratadas por el paso del tiempo, y es esta erosión la que nos conecta con nuestro pasado. (…)

 Puro lirismo y gran método, el suyo, para expresar la belleza, el paso del tiempo, la esencia del cuerpo de mujer, inmóvil, a la espera de una nueva vida a través de la inflexión de la línea en el espacio.

De la motosierra pasa a la gubia, y a la lima para cortar la figura. Después llega el bello dibujo sobre el cuerpo de mujer, remarcando las líneas fundamentales y sin fin, como un modisto ajustando la elegante armadura que sostendrá la nueva particular versión de Ella. Finalmente, el triple salto mortal: el vaciado, el espacio y la amplitud de aire que hará respirar y devolver la vida a esta presente encarnación de diosa mediterránea. Sin miedo y poco a poco, haciendo surgir la cartografía del nuevo ser.

La ventana: Corporalitat F.  se realiza en colaboración con el Centro de Investigación Artística Espai Tònic de Gerona. Permanecerá abiertas hasta el 29 de diciembre de 2019.

Fotografía que ilustra la exposición, cortesía de Jorge Carrasco (Espai Tònic)