D. 18 julio 2021, 12.30 h // Inauguración “José Ortiz Echague. Fotografías, 1903-1965. Fondos del Museo Universidad de Navarra”

  • Home
  • Actualidad
  • D. 18 julio 2021, 12.30 h // Inauguración “José Ortiz Echague. Fotografías, 1903-1965. Fondos del Museo Universidad de Navarra”
12Jul
0Comentarios

José Ortiz Echagüe. Fotografías, 1903-1965.

Fondos del Museo Universidad de Navarra

Inauguración:

Domingo, 18 de julio de 2021, 13.00 h

 

José Ortiz Echagüe fue uno de los autores clave en la historia de la fotografía española. Después de estudiar ingeniería militar en la Academia de Guadalajara, desarrolló su carrera profesional como ingeniero, primero vinculado al ejército y luego como empresario independiente, al frente de la empresa aeronáutica CASA desde 1923 y como presidente de SEAT desde 1950. Al mismo tiempo, llevó a cabo un intenso trabajo fotográfico que comenzó en su adolescencia.

Después de unos inicios más vinculados a su entorno inmediato y familiar, desarrolló su primera serie fotográfica importante en el norte de África, donde realizó varias estancias destinado como militar entre 1909 y 1915. En los tiempos libres que le dejaba el ejército, Ortiz Echagüe se dedicó a fotografiar el modo de vida de los habitantes del Rif. A veces fotografiaba paisajes, pero sobre todo se centraba en la gente, muchas veces en primeros planos que dan a los personajes un aspecto monumental. En esta primera obra africana se pueden reconocer muchos de los rasgos que caracterizarían el trabajo posterior de Ortiz Echagüe como fotógrafo. Por un lado, el interés por la realidad local, no alterada por los elementos de modernidad introducidos por la presencia europea. Sus fotografías proceden de la observación in situ de los personajes, lo que justifica el carácter documental de la obra. Aunque siempre insistiría en este carácter documental, y aunque trabajaba con personajes reales, no tenía problema en recurrir a la puesta en escena: muchas de sus imágenes muestran composiciones cuidadosamente estudiadas, donde los personajes aparecen en poses clásicas sobre un fondo de paisaje desdibujado. En estas imágenes los personajes adquieren un peso fundamental. Un tercer factor –la técnica– marcó el trabajo fotográfico de Ortiz Echagüe. Desde su juventud, trabajaría el carbón directo sobre papel Fresson, una técnica que da a sus imágenes un aspecto muy característico.

El carbón es uno de los llamados procedimientos pigmentarios, que se desarrollan en las últimas décadas del siglo XIX como reacción a la estandarización de la fotografía industrial promovida por empresas como Kodak. En este procedimiento la imagen final no se obtiene a partir del negativo de cámara, sino que se requieren otros pasos intermedios. A partir del negativo original, se obtiene un positivo sobre soporte transparente, llamado interpositivo; éste se proyecta en la ampliadora para conseguir un negativo fotográfico en papel. A partir de este negativo de gran formato se obtiene la imagen final. Ésta se imprime sobre un papel emulsionado con varias capas de gelatina, dicromato potásico y pigmentos de carbón, que se expone a la luz solar en contacto con el negativo, de modo que la emulsión se vuelve más o menos insoluble según la luz recibida. En un baño final con agua y serrín, los pigmentos no insolubilizados por la luz se eliminan, y así se genera la imagen final. Un procedimiento muy laborioso, que implica una sucesiva pérdida de información en el paso de un soporte a otro, pero que permite al fotógrafo trabajar directamente el aspecto de la copia final, que ofrece una gran riqueza de tonalidades en una imagen muy estable

Con este método y esta técnica, Ortiz Echagüe continuó su trabajo al volver a la Península en 1915. Muy pronto abandonó el ejército, para comenzar una actividad empresarial independiente al frente de Construcciones Aeronáuticas S. A. (CASA), la empresa que funda en 1923. Al mismo tiempo, comenzó a realizar su serie España. Tipos y trajes. En este proyecto, siguió trabajando con el mismo planteamiento desarrollado en Marruecos. Su objetivo era documentar un modo de vida en proceso de desaparición por efecto de la modernidad. Para ello, se desplazaba a los pueblos donde se conservaban las costumbres y modos de vida ancestrales, y trataba de fotografiar a los personajes con los vestidos característicos del lugar. Y afrontaba esta tarea con un carácter sistemático propio de la fotografía documental, pero con su técnica peculiar: una cuidada puesta en escena, en composiciones muy clásicas, e imprimiendo sus imágenes al carbón. La serie de trajes populares daría lugar a su primer libro, publicado primero en Alemania como Spanische Köpfe (1929), y traducido al año siguiente como Tipos y trajes de España. Desde entonces, seguirían apareciendo sucesivas ediciones ampliadas, hasta llegar a la duodécima en 1971.

Después de publicar esta primera serie, a partir de 1934 se centró en otros proyectos. El primero de ellos fue España. Pueblos y paisajes, comenzado a mediados de los años treinta y publicado como libro en 1939. Le siguió España mística, editado en 1943, que continuó el trabajo sobre la figura humana y los modos de vida tradicionales, en este caso centrado en procesiones, romerías, templos y, sobre todo, la vida y tradiciones monásticas. Finalmente, en 1956 apareció España. Castillos y alcázares, en la que continuó el trabajo de documentación de la cultura española de un modo más abstracto: la figura humana está prácticamente ausente, y todo se centra en las arquitecturas populares o históricas y los paisajes de los distintos lugares del país.

Una vez concluida su tetralogía de libros sobre España, Ortiz Echagüe se planteó publicar un quinto volumen con el trabajo que había comenzado a realizar a principios de siglo en los territorios españoles del norte de África. A mediados de los años sesenta realizó varios viajes a Marruecos, y continuó fotografiando las arquitecturas y los paisajes, en la línea de las últimas series realizadas en la Península. Finalmente, no llegó a completar este último libro, pero allí realizaría algunas de sus imágenes más emblemáticas.

Su obra sería exhibida en innumerables exposiciones en todo el mundo, destacando la antológica realizada en 1960 en el Museo Metropolitano de Nueva York con el título de Spectacular Spain, junto a la obra de Goya, o la realizada en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía que sería visitada por más de ciento cincuenta mil personas. En 1935, la revista American Photography le consideró uno de los tres mejores fotógrafos del mundo.

La exposición que ahora se presenta en el Museo Evaristo Valle está compuesta por una selección de cuarenta y seis fotografías pertenecientes a las series citadas, seleccionadas para la ocasión de entre los fondos del Museo de la Universidad de Navarra que alberga el legado Ortiz Echagüe, compuesto por mil positivos y veinte mil negativos, así como otros materiales documentales.

La muestra podrá visitarse entre el 18 de julio y el 3 de octubre de 2021.